Con barro en los zapatos

Está de moda esto de ser influencer. Desde que las redes sociales aparecieron, incluso cuando creías que algunas se irían a pique, resulta que no paran de subir. Y el colmo: es tu trabajo.

Desde que monté este blog mi expectativa era eso, convertirme en una figura de esas que tiene miles de seguidores por lo que dice y muestra. Nada más lejos de la verdad. Sobre todo, por los dos años de “excedencia” que me he tomado con mi blog. ¡Too much!

Sigue leyendo

El color de las emociones

Cuando tu mundo es un popurrí de emociones a veces no sabes muy bien cómo expresarlo. Es más, te conviertes en multi-polar y la gente te mira con ojos de miedo. Ya os comenté que había encontrado una forma muy saludable de no parecer un ogro lleno de ira e impaciencia por el día y un zombie malhumorado por la noche. Sin embargo, hay veces que no lo puedes controlar.
Los celos le han pasado la misma factura a Pequeño A que no sabe cómo elegir las emociones del día, y yo últimamente no soy un gran ejemplo para él.. Sigue leyendo

Candy Bar de Helena con h

Un día Helena con h se puso a investigar nuevas creaciones de scrap para ir más allá en sus diseños y se fijó en cajitas, árboles de chuches y tartas de cumpleaños. Me lo dijo y… ¡Se nos fue de las manos! Empezamos a mirar cajitas monas para regalar en eventos, mesas de decoración para poner millones de golosinas, guirnaldas de fiesta…

El bautizo del Bebé A y el cumpleaños del Pequeño A estaban al caer, así que se puso manos a la obra para crear un candy bar de escándalo para el evento. Dos meses después, el resultado fue increíble y acaparó la atención, no sólo de los invitados, también de los chefs y camareros ¡Cómo se lo había currado! Las redes sociales empezaron a arder en halagos a su obra que con tanto esmero había finiquitado ¿Queréis verlo? Seguid leyendo. Sigue leyendo